En el mundo, 9 de cada 10 estudiantes no asisten a establecimientos educativos por el COVID-19: el desafío de enseñar a través de videoconferencias

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinyoutube

ac01200(Por Guillermo Sierra, Gerente General para América Latina de Ofir LATAM, Partner PLATINUM de Adobe) “La mayoría de los gobiernos de todo el mundo han cerrado temporalmente las instituciones educativas en un intento por contener la propagación de la pandemia de COVID-19. Estos cierres a nivel nacional están afectando a más del 91% de la población estudiantil del mundo. Varios otros países han implementado cierres localizados que impactan a millones de estudiantes adicionales”. En pocas palabras, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), describe la realidad que atraviesan millones de niños y jóvenes en todo el mundo.

Casi la totalidad de la población estudiantil global se encuentra estudiando desde sus hogares (en el mejor de los casos) o inmersa en una pausa formativa por tiempo indeterminado.

El blackout educativo presencial es prácticamente total y no está claro cuánto durará. Tampoco existen certezas en cómo continuarán los procesos formativos una vez superada la pandemia, ante la amenaza de que este tipo de catástrofes puedan repetirse en un futuro cercano.

La educación online, hasta hace algún tiempo resistida por numerosas instituciones, llegó para quedarse. Si bien el grado de protagonismo que tendrá luego de que logremos derrotar al coronavirus está por definirse, sin duda tendrá mucha importancia en los próximos años.

El Covid-19 aceleró la transformación digital de las organizaciones.

Las instituciones que ya habían avanzado en la incorporación de tecnología a sus procesos pedagógicos, utilizándola como una herramienta complementaria de la educación presencial, solo tuvieron que modificar la modalidad de enseñanza y trasladar las aulas a las pantallas.

Aquellas escuelas y universidades que no habían dado el paso hacia la digitalización, se encontraron de la noche a la mañana con una tormenta perfecta y sin recursos para enfrentarla. En unas pocas horas tuvieron que acelerar de cero a 100.

Como dijimos en más de una oportunidad, cerrar los establecimientos educativos no tiene por qué significar la suspensión de clases necesariamente.
Una respuesta efectiva reside en las videoconferencias web, que permiten continuar con el dictado de clases por parte del profesor mientras los alumnos participan desde sus computadoras, tablets y celulares.

Lo interesante es que el profesor puede compartir presentaciones y documentos, y los alumnos realizar consultas y participar interactivamente.
La idea es que cualquier colegio o institución educativa, aún sin experiencias previas en e-learning, pueda rápidamente tener disponible un entorno simple de usar y que pueda ser implementado en el corto plazo.

Incluso, aquellas entidades educativas que no pudieron dar un salto efectivo hacia la virtualidad en la vorágine de los primeros días de la pandemia, hoy tienen la posibilidad de hacerlo a través de Adobe Connect, una potente solución de videoconferencias web utilizada por prestigiosas instituciones en todo el mundo.

OFIR LATAM apoya a todas las instituciones educativas que necesiten resolver esta necesidad. Somos una empresa radicada en la Argentina y con soporte local (se cotiza en pesos).

Si su institución quiere resolver sus procesos de selección en forma online, pueden contactarnos y consultarnos sobre cómo podemos resolver en el corto plazo este desafío: http://ofirlatam.com/contacto/

Comparte
x